Se ha comprobado que cada parte del cerebro está en relación con los nervios de la mano. El estudio de las líneas de la mano nos revelará, por lo tanto, la marcha del pensamiento de un individuo, su carácter y sus tendencias escondidas.
Cuando se produce un cambio durable, en los objetivos del sujeto, las líneas toman una dirección distinta. Nos revelan, en consecuencia, no su porvenir sino sus disposiciones espirituales actuales.
En efecto, salvo si se trata de una vocación ya realizada - y en ese caso está claramente inscrita en la mano - nuestra vida no tiene un trazado fijo. Tenemos encuentros, estamos influidos, y nuestras experiencias transforman nuestros primeros objetivos. Pero nuestra auténtica naturaleza, nuestro carácter habitual, están escritos en nuestra mano.
Saber leerlos es conocernos mejor, aprender a fortalecer nuestros puntos flacos y a desarrollar nuestras dotes.

LINEAS TRANSVERSALES

Línea de la Cabeza:
Es la más importante de la mano y nos muestra la personalidad. Es conveniente comparar las dos manos, ya que la izquierda tiene que ver con todo lo que heredamos y la derecha con las cualidades adquiridas.
Es importante cualquier diferencia que haya entre una mano y otra. Por ejemplo, si en la mano izquierda esta línea baja, y en la derecha se endereza, quiere decir que la persona no ha podido seguir su tendencia natural.
Si el trazo es débil en la mano izquierda, y por el contrario es más fuerte en la mano derecha, significa que la persona ha perfeccionado su inteligencia. Esto se da normalmente en los autodidactas.
Una línea de la cabeza larga habla de una gran imaginación

Línea de Corazón:
Generalmente comienza en el segundo dedo y llega hasta la base del cuarto o quinto dedo.
Muestra la parte afectiva. Una línea de corazón larga, profunda, coloreada y bien dibujada nos habla de una persona amorosa, generosa y entusiasta.
Cuando nace entre el índice y el dedo mediano indica una persona profunda en sus afectos pero poco demostrativa

El cinturón de Venus:
Forma parte de las líneas transversales. Tiene el aspecto de línea semicircular (puede estar cortada o no), que va desde el dedo índice al meñique.
No aparece en todas las manos. Las personas que la tienen se caracterizan por ser
Extrovertidos. Si es de un solo trazo, significa que la persona posee relaciones poco intensas con el exterior. Egocentrismo. En cambio, si tiene un trazo quebrado, nos muestra una imaginación mórbida e inclinación a aventuras turbias

LINEAS LONGITUDINALES

Línea de la Vida:
Nace debajo del dedo índice, cerca de la línea de la Cabeza y termina en la parte inferior de la palma.
Esta línea, no habla de la duración de la existencia, ya que ésta puede sufrir modificaciones en todo momento. En realidad, nos muestra el paso del tiempo o algún acontecimiento importante en la vida de la persona.
Debe dividirse en períodos de 7 años (ciclo de las edades), para poder determinar en qué período puede llevarse a cabo un hecho.

Lugar de Nacimiento:
El punto de arranque ideal para la línea de la vida está en el punto medio del nacimiento del índice y la base del pulgar.
Si nace más arriba, bajo el monte de Júpiter, revela una fuerte voluntad y perseverancia en alcanzar metas perseguidas.
En cambio, si arranca del monte de Marte, significa que la persona corre el riesgo de vegetar durante mucho tiempo antes de decidirse a actuar.
Esta línea puede tomar dos direcciones:
· hacia adentro del monte de Venus
· ó rodeando al monte de Venus.
Si va hacia adentro, significa que la persona tiene a nivel salud bajas defensas y poca vitalidad.
En cambio, cuando rodea al Monte de Venus, significa todo lo contrario.

Terminaciones:
Cuando termina rodeando al pulgar significa apego al país natal y al hogar.
Cuando termina en el monte de la Luna o en su misma dirección, quiere decir que la persona tiene afán de conquistar al mundo y que nada podrá detenerlo en lo que emprenda, saliendo casi siempre victorioso.
Cuando termina con forma de horca, habla de dualidad. O sea, si a la persona le gusta viajar, a la hora de hacerlo, ya está pensando en su regreso.
Cerca de la línea de la vida, por el monte de Venus, a veces hay algunas líneas, que simbolizan a los niños. Si persisten en la mano indica que dichos niños están bien cuidados.
El anillo de familia es la línea que rodea la base del dedo pulgar.
Cuando parece una cadena, indica que la persona le da mucha importancia a la familia. En cambio, si no hay anillo, quiere decir que la vida familiar le es indiferente o presenta la ausencia de lazos familiares.
Desde el anillo de familia pueden salir a veces, unas pequeñas líneas transversales en dirección a la línea de la vida. Estas líneas son signo de cambios que se han producido en la persona, en todas las áreas.

Línea del Destino:
No aparece en todas las manos. Indica los principales acontecimientos de la vida. Puede nacer en puntos diferentes:
1- Desde el monte de Neptuno, en el centro de la base de la muñeca, y dirigirse hacia el monte de Saturno. Se trata de personas equilibradas. Tendrán mucha suerte y mucho éxito.
2- Desde la línea de vida, bajo el monte de Venus. En este caso, el éxito será fruto del mérito personal

Ciclo de las edades


Venimos a este plano a aprender y a lo largo de nuestra vida vamos recorriendo diferentes etapas divididas en períodos de siete años.
El cuadro que se muestra a continuación lo arman los orientales a partir de las sensaciones.


Yo actúo, Yo siento, Yo pienso, etc. Cada uno de ellos coincide con la incorporación de cuerpos.
Las aperturas mentales más importantes se dan a los 7, 14, 21 y 33 años, siendo esta última la más importante de todas.
El cuerpo físico se renueva cada 7 años, el emocional y el mental probablemente a intervalos más cortos.

Cuando un niño nace, y hasta los 7 años, predomina el cuerpo físico (Yo actúo); es la época de aprender y experimentar con el cuerpo. Por eso los chicos a esa edad necesitan moverse, correr, trepar, etc.
En esta etapa los chakras activados son el básico y el esplénico.

De los 7 a los 14 actúa el emocional (Yo siento); es la época de aprender a relacionarse con la familia, los maestros, los amigos; también hay tendencia a lo religioso, a querer saber y/o participar.
Los chakras que se activan en esta etapa son el plexo solar y el cardíaco.

De los 14 a los 21 se incorpora el mental (Yo pienso), y es un ciclo básicamente de estudio y de elección con respecto a la vocación o a lo que le gustaría desarrollar más adelante como profesión o actividad.
Los chakras activados son el laríngeo y el tercer ojo.

De los 21 a los 33, diríamos que es una de las etapas más importantes donde se consolidan el matrimonio o la pareja y al mismo tiempo la actividad y la forma de generar bienes materiales.

A los 33 años, sería como haber incorporado todos los cuerpos y ya, asumir la plena responsabilidad con nosotros mismos y con los demás, tomar conciencia de que estamos aquí para hacer algo para nosotros y para los otros.

Durante toda nuestra vida podemos tener aperturas mentales, digamos que en la primera etapa, es donde los cambios se manifiestan más notablemente y de acuerdo a cómo se haya vivido la misma, será también nuestra vida como adultos.
Algunas veces, cuando nos acercamos a una nueva etapa, podríamos entrar en una pequeña crisis como, por ejemplo, a los 40 años donde generalmente nos vemos obligados a reacomodar o a hacer algunos cambios en nuestra vida.

A partir de los 60 años puede ocurrirnos dos cosas:
Por un lado podría empezar a producirse una suerte de "cristalización". Esto ocurre cuando reiteradamente nos hemos negado a resolver conflictos que se nos presentaron y que formaban parte de nuestro aprendizaje.
Por ejemplo, una persona a la que le costaba mucho aceptar que no solamente su forma de pensar era válida, sino que podía haber otras tanto o más justas y efectivas; en la vejez seguramente, no solamente estará convencida de que es la dueña de la verdad, sino que se negará a escuchar cualquier otra opinión.
Se hace como un acento en los patrones mentales. O sea, si yo fuera inseguro, esta inseguridad podría acentuarse en la vejez.
Por el contrario, si se ha vivido más abiertamente, animándonos a enfrentar, a veces situaciones difíciles, entendiendo que cada cosa que nos pasa en nuestra historia es para ser cada vez mejores, nos convertiremos en viejos sabios y felices y con algo importante para enseñar a cada ser que esté a nuestro lado.
Se puede ver claramente que hay dos grandes períodos bien marcados en nuestra vida:
El primero corresponde a "la siembra" y el segundo a "la cosecha"

MONTES

Desde la muñeca al nacimiento de los dedos, la palma se divide en siete regiones o montes.
Estos a su vez llevan el nombre de planetas: Marte, la valentía; Júpiter, la inteligencia; Venus, el amor; la Luna, la imaginación.

Monte del Sol: si está bien desarrollado indica una personalidad exuberante y generosa. Disfruta de todo. En materia de sentimientos, no tiene término medio: ama u odia.

Monte de Júpiter: simboliza nuestra relación con los demás y nuestra sociabilidad. Si es redondeado, habla de una persona que tiene deseos de dominar a los demás, cualidad positiva si la línea de la cabeza es bien nítida. De no ser así, corre el riesgo de poder realizar sus ambiciones por falta de perseverancia.

Monte de Saturno: si es nítido, indica que la persona es de una inteligencia viva con objetivos muy altos. Cierta inclinación a la soledad.
La ausencia de este monte indica gran frivolidad.
Monte de Mercurio: si la línea de la cabeza tiene un trazo nítido, indica inteligencia y grandes éxitos. En cambio si la línea de la cabeza es irregular o borrosa, indica desorden mental.

Monte de Venus: Si es prominente, revela un temperamento artístico, deseo de gustar y de ser amado, con una sensualidad siempre despierta. Los que tienen un monte de Venus bien formado, en general tienen buena salud.

Monte de la Luna: Si es alto y con forma bien marcada, indica que la persona tiene todas las facultades de la imaginación (poéticas y novelescas) y gran afición a los viajes. Son muy mentales e idealistas, con sueños y visiones que van más allá del mundo real.
Los que tienen un monte de la Luna llano o mal formado, tienen una imaginación pobre o mal desarrollada. Tienen un razonamiento excelente.

Monte de Marte: es un planeta de vitalidad y valentía, nos da la pauta de cómo está nuestro espíritu, temperamento y salud.

Marte Positivo: si cerramos el puño, en el nacimiento de nuestro pulgar se produce una hinchazón, significa que Marte se manifiesta en forma positiva y demuestra valentía ante cualquier circunstancia de la vida.
También habla de una persona ambiciosa en donde su tenacidad lo llevará a realizar grandes proyectos. Por otra parte, existe cierta violencia y poco control sobre sus emociones. Por eso, debe lograr el control de sí mismo con ejercicios de relajación.

Marte Negativo: si cerramos el puño, debajo del dedo meñique se produce una hinchazón. Ese es Marte negativo. Si es firme y bien desarrollado, habla de la valentía a nivel moral. Son personas que ponen su energía generalmente al servicio de la humanidad. Son también de carácter versátil




Diseño Web por